Cinco trucos para exprimir tu premio cuando ganas la lotería (y cinco cosas que nunca hacer)

¿Eres el ganador de un premio de Loterías? ¡Enhorabuena! A fin de que lo goces lo más posible, recuerda seguir estas 5 reglas.

No te pases celebrando

Cuando acabas de ver que tu número ha sido agraciado la tentación de tirar la casa por la ventana es difícil de evitar, mas recuerda: en esta nueva etapa de tu vida tendrás que continuar manteniendo la cabeza fría.

Todos hemos visto las noticias de Puntos de Venta festejando con cava que han dado el Gordo, y algo por el estilo puede estar bien, pero procura que sea algo puntual: a pesar de que empieces una nueva vida las viejas normas se te prosiguen aplicando, y lo primero que has de conservar a toda costa es tu salud.

Y es que no escasean las confesiones de ganadores que reconocen que el alcohol y la fiesta se transformaron en una espiral descendente en el que no había frenos que acabó en pozo suelo de problemas legales, físicos y de salud. De ahí que, recuerda: corazón feliz, pero cabeza fría.

Cuidado con los caprichos

¿Te acuerdas cuando tus padres o abuelos te daban algo de dinerillo y te aconsejaban “no te lo gastes en chucherías”? Pues con la Lotería pasa lo mismo. Por mucho que te tiente, las compras por capricho son algo que ninguna persona rica que quiera continuar siéndolo puede permitirse.

Y es que ni el contante ni la edad nos libran de la tentación de olvidarnos de todo. De ahí que es mejor sostener los hábitos y continuar mirando precios, cantidades y calidades ya antes sacar la tarjeta.

Marcas de lujo, ¿para qué exactamente?

Una tentación tradicional entre millonarios primerizos es procurar, de alguna manera, ser rico de modo retroactivo. Les parece que si nunca pudieron adquirir un Rolex o un Lamborghini ahora tienen que hacerlo. Mas las cosas no funcionan de esta forma.

Nuestro consejo es, sí, refina tus criterios y mejora la calidad de tus posesiones, mas mantente leal a quién eres y a lo que siempre te ha gustado. De esa forma no acabarás rodeado de objetos carísimos que no te resultan de interés en absoluto.

Y además, existen algunas creaciones de diseño muy exclusivas, muy caras… y sinceramente, feísimas.

Olvidar la durabilidad

Al hilo del punto anterior: calidad sobre cantidad es siempre y en todo momento un gran consejo. ¡Incluso los ricos tienen que sustituir algo cuando se gasta o se rompe! Con lo que si quieres preservar tu premio de lotería, recuerda esa premisa en el momento de ponderar qué deseas y de qué manera lo quieres.

La opción más asequible no es siempre la más valiosa (ni la más cara la mejor), así que lo mejor es pensárselo bien y averiguar exactamente nuestros objetivos. De esta forma no solo conservarás, tampoco amontonarás, y podrás gozar genuinamente la vida que siempre soñaste.

Amontonar cosas y no atesorar vivencias

Es conocido por todos que el dinero y los bienes materiales tienen un límite a la dicha que son capaces otorgar. El amplísimo hueco que no engloban es, como es natural, el de las experiencias significativas: la auténtica piedra angular de una vida satisfactoria. Es por ello que los ricos prudentes prefieren las experiencias “una vez en la vida” a acumular objetos.

Con esto ya tienes 5 líneas rojas que has de evitar a toda costa. Eso sí, asimismo existen algunos trucos que puedes incorporar en tu día tras día para sacarle todo el jugo a tu capital. ¡Vamos con ellos!

Date 24 h de plazo

¿Recuerdas lo que hablábamos de los caprichos y los impulsos? Van a estar ahí siempre, y en el momento en el que sepan que tienes el dinero querrán ponértelos delante a la mínima ocasión.

Por este motivo, un consejito: cuando debas hacer un cierto desembolso, postérgalo un día. Con eso vas a tener tiempo para sopesar si verdaderamente precisas o bien deseas ese producto, eludiendo los posibles remordimientos de una adquisición que, en el fondo, no deseabas.

Presupuesta tus fondos

Planear tus gastos no es una labor dura, y si bien puede que no me creas echándole algo de tiempo y mimo a tus cuentas lograrás una mayor libertad financiera. Y es que al establecer un techo de gasto para los distintos aspectos de tu día tras día podrás ahorrar para gastos excepcionales y especiales. ¡Como esas vacaciones a todo trapo o bien la entrada a la casa que siempre ansiaste!

Descubre la regla del 50/20/30

Siendo absolutamente francos, muy frecuentemente los premios de loterías no dan para abandonar la vida laboral. Tanto si debes permanecer en tu trabajo de toda la vida tal y como si quieres expandir tus horizontes laborales con tu nuevo capital, te invitamos a de forma encarecida esta fácil regla con la que vas a poder vivir bien hoy… ¡y mañana! Funciona así:

  • El 50 por ciento de tu presupuesto mensual es apartado para necesidades del día a día: comida, residencia, facturas, transporte, etcétera.
  • Separa el veinte por cien para tu ahorro futuro, ya sea en forma de un plan de pensiones privado o sencillamente un fondo de urgencia. Recuerda: nunca se sabe, y más ahora con el Coronavirus acechándonos, conque tener reservados entre 3 y seis meses de salario siempre es buena idea.
  • Finalmente (pues no lo olvides, esta parte es la que menos importancia ha de tener), el 30 por ciento restante es para gastos no esenciales: entretenimiento, vacaciones, regalos, etc.

Plantéate contratar a un consultor económico

Nuestro consejo es que si te vas a lanzar al mundo de las inversiones o de la creación de empresas no lo hagas solo. Contratar a un profesional entrenado que te ayude a invertir (y multiplicar) tu dinero es tu mejor opción para resguardar su integridad. Al fin y a la postre, cuando enfermas acudes al doctor, ¿por qué razón no ir al gestor cuando te vuelves rico?

Visualízate a los 80

Hoy día cumplir los ochenta no es una cosa extraordinaria, con lo que imaginarte a ti mismo en esa etapa de la vida es un genial ejercicio mental en el momento de tomar resoluciones de calado. Si vas sacando de tu fondo de pensiones para adquirir un cochazo, tu yo del futuro se resentirá. Conque tenlo en mente.

Preparar tus años dorados frente a la inflación y la inestabilidad del mercado de inversión, priorizando la longevidad y el mantenimiento de la salud debería ser algo siempre y en todo momento presente en tu cabeza desde el momento en que escuchas “El número ganador es…”

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *